Volver

Con ruedas o sin ruedas, el hombre es esencialmente un peatón

Declaración publicada en Team 10 Primer, 1962.

Mientras las ciudades excluyan tipos particulares de desplazamiento que pertenecen inseparablemente a la vida urbana, su validez humana -no tienen otra- seguirá siendo parcial.

Ha llegado el momento de orquestar todos los desplazamientos que hacen de una ciudad una ciudad. De alguna manera está en la naturaleza de las ciudades en general y del tráfico en particular suprimir ciertos tipos de desplazamiento que, si bien son menos intensos, ciertamente no son menos fundamentales para la idea de ciudad.

Las ciudades de hoy demuestran un rango de movimiento asombrosamente limitado. Su ritmo es tan vehemente como monótono.

Una ciudad, si es realmente una ciudad, tiene un ritmo compuesto basado en muchos tipos de movimiento, humano, mecánico y natural. El primero se suprime paradójicamente, el segundo se enfatiza tiránicamente, el tercero se expresa de manera inadecuada.

Con ruedas o sin ruedas, el hombre es esencialmente un peatón. Que realmente quiera serlo, que vuelva a serlo, o que ya no quiera serlo más, es bastante arbitrario. ¡Lo es! ¡«Side» walk de hecho expresa exactamente lo que es! Preocuparse por los peatones significa preocuparse por el niño. Una ciudad que pasa por alto la presencia del niño es un lugar pobre. Sus movimientos serán incompletos y opresivos. El niño no puede redescubrir la ciudad a menos que la ciudad redescubra al niño.

 
Comentar