Volver

Grado en Fundamentos de la Arquitectura

0_Wright_estudiantes-13

 
El Grado en Fundamentos de la Arquitectura GFA, sienta los cimientos para formar profesionales capacitados para ejercer la arquitectura e incorporarse al mundo laboral por cuenta propia, en una empresa o en la administración, cuando el requisito sea estar en posesión del título de graduado universitario. Es el único grado que permite acceder al Máster Universitario en Arquitectura, que es el título que otorga las atribuciones para ejercer la profesión de arquitecto.

De todos es sabido el profundo cambio que está experimentando el ejercicio de la arquitectura en nuestro país, pero no se entiende su práctica si no es para contribuir a la construcción de un mundo preferible.

Para llevar a cabo este compromiso se debe poner en marcha, en cada nuevo proyecto, un proceso intelectual que permita pasar de las intenciones a la realidad, pudiendo conseguir en ese complejo recorrido que una solución que surge como respuesta a un problema que se nos plantea, dé como resultado algo que va más allá de lo que se nos pide.

Frente a las variadas ópticas desde las que se puede afrontar el estudio y la práctica de la arquitectura, es en la asignatura de Proyectos donde se produce la integración del conjunto de los conocimientos técnicos y humanísticos que constituyen el programa docente de la carrera.

Sin perjuicio del carácter acumulativo que debe poseer el aprendizaje de Proyectos, las metas que se plantean pretenden reconocer las exigencias formativas y los objetivos específicos de cada nivel: iniciación (PR 1), progresión (PR 2), consolidación (PR 3), profundización (PR 4), perfeccionamiento (PR 5).

 
Ejercicios de proyectos

Su enseñanza / aprendizaje se concibe como un proceso de densificación progresiva -en los niveles inferiores en extensión y en los superiores en profundidad- que se inicia asimilando los conceptos más sencillos, para llegar a dominar aquellos más complejos que son los que permiten construir una propuesta arquitectónica fundamentada en una secuencia lógica y controlada de toma de decisiones, expresada coherentemente a través de la justificación y representación de los elementos que la constituyen.

La dificultad, no sólo programática sino intencional, y el control gradual de este proceso se irán dominando escalonadamente sobre la base de un adiestramiento continuo, ofreciendo los trabajos prácticos la posibilidad de ensayar las habilidades adquiridas, explorar estrategias proyectuales inéditas e incrementar la capacidad crítica, con el objeto de alcanzar la confianza y autonomía requeridas.

Siendo conscientes de que el atractivo y coherencia del programa es uno de los mayores estímulos del curso, los ejercicios se plantean de forma que exista una fase inicial en la que se haga hincapié en los objetivos particulares de cada nivel de proyectos y otra final donde se fomente el trabajo en equipo y su relación transversal.

En este sentido y atendiendo al horario previsto en el nuevo plan de estudios, se contempla la realización de un proyecto por semestre. El primero, específico para cada uno de los niveles, permitirá conocer la predisposición y capacitación del grupo para enfrentarse a los retos previstos. En el segundo, de carácter transversal, cada curso realizará un proyecto distinto como parte de un tema arquitectónico más complejo. En torno a estos trabajos está previsto el desarrollo de ejercicios complementarios de corta duración en los que se amplíen aspectos parciales de los primeros o se acometan de forma particularizada cuestiones concretas que requieran de una atención especial.

 
Actividades

El nuevo modelo educativo adaptado al Espacio Europeo de Educación Superior define un sistema de valoración de la actividad académica denominado ECTS (European Credit Transfer System), en el que se establece la cantidad de trabajo que deberá realizar el alumno para lograr las competencias definidas en el plan de estudios, equivaliendo 1 ECTS a 10 horas de trabajo presencial (P) y a unas 15 horas de trabajo no presencial (NP).

Atendiendo a este requisito, el equipo de profesores ha diseñado un programa de actividades que pretenden potenciar vuestra participación activa con el aprendizaje. Sin embargo, al adecuar una materia como Proyectos Arquitectónicos, presente en todos los cursos de la carrera y en la que la progresión formativa se estructura en torno a los ejercicios prácticos, en lugar de realizar una planificación a través de su presencialidad, hemos preferido efectuarla en base al carácter que cada una de estas actividades tiene en vuestra educación, diferenciando entre Actividades Formativas: lecciones teóricas, seminarios, consultas bibliográficas, portafolio, viajes de estudio y conferencias, y Actividades de Seguimiento: exposiciones públicas, sesiones críticas y tutorías.

ACTIVIDADES FORMATIVAS

  • Lecciones teóricas (P): Profundizan en los contenidos docentes de la asignatura a través de la exposición sistemática y ordenada de reflexiones teóricas. Se programarán atendiendo a los objetivos del nivel de proyectos que se esté cursando y buscando afinidades conceptuales con los ejercicios planteados.
  • Seminarios (P): Potencian el desarrollo de la capacidad crítica al tener que analizar arquitecturas ejemplares con el objeto de identificar las estrategias proyectuales utilizadas. Su desarrollo guardará relación con los ejercicios propuestos y aportarán al conjunto de la clase los criterios para enfrentarse a su resolución.
  • Consultas bibliográficas (NP): Amplían el conocimiento sobre aspectos relacionados con los proyectos a través del estudio de material bibliográfico especializado. Otro propósito, no menos importante, es despertar el interés por la lectura de textos esenciales con el objeto de provocar el encuentro con los grandes maestros y sus obras.
  • Portafolio (NP): Destinado a la reflexión individual sobre el aprendizaje, su elaboración se justifica en la necesidad de ordenar todo el conocimiento adquirido a lo largo del curso. En él se incluirán el proceso seguido, su evolución, así como las investigaciones personales realizadas en torno a los proyectos.
  • Viajes de estudios (P): Se consideran una actividad clave en el aprendizaje al estimular la facultad para mirar, tocar y sentir la arquitectura. Vinculados a la intencionalidad del curso, su finalidad es activar la reflexión sobre una realidad lejana y cohesionar al grupo al crearse una situación distendida en la que se diluyen las jerarquías.
  • Conferencias (P): Tienen por finalidad mostrar los trabajos e investigaciones realizadas por profesionales de prestigio en sus respectivas áreas de conocimiento, ofreciendo una oportunidad inmejorable para ampliar el horizonte y aprender a través de sus inquietudes y experiencias.

ACTIVIDADES DE SEGUIMIENTO

  • Exposiciones públicas (P): Ponen el énfasis en el aprendizaje y control de la técnica de presentación del proyecto a través de su comunicación oral, al entender que el juicio que los demás tengan del trabajo expuesto depende, en buena parte, de la capacidad que se tenga para argumentar la solución adoptada.
  • Sesiones críticas (P): Relacionan los contenidos teóricos con la práctica y permiten la difusión de los conceptos y problemas más importantes que deben ser abordados en la resolución del proyecto, constituyendo un atractivo método de aprendizaje colectivo, siempre que se active la participación del grupo y el debate crítico alrededor de los ejercicios presentados.
  • Tutorías (P): Proporcionan el soporte necesario para ayudaros a planificar, orientar y evaluar el proceso de aprendizaje teniendo en cuenta vuestro perfil, intereses, necesidades y conocimientos previos, con el objeto de alcanzar las competencias genéricas y específicas previstas en la asignatura.
  •  

 
Criterios de evaluación

Por tratarse de una materia eminentemente práctica vertebrada a través de la elaboración de proyectos, es fundamental involucrarse en su desarrollo desde el comienzo y someter los resultados parciales a las revisiones programadas. La experiencia docente nos indica que la clave para obtener un buen resultado es el trabajo intenso y constante, y la participación activa en todas las actividades previstas.

La evaluación de los conocimientos adquiridos es continua, lo que implica que todo el trabajo realizado durante el tiempo que dura la asignatura y su progresión a lo largo del curso contribuye a la nota final, siendo necesario alcanzar el nivel previsto antes de concluir el periodo de aprendizaje. Los criterios de calificación se basan en el cumplimiento de los objetivos marcados para cada trabajo, valorándose el rigor, coherencia y carácter de las propuestas, así como la expresión y calidad de los documentos presentados. También se tendrán en cuenta la dedicación, la progresión de los resultados y la capacidad de investigación personal. No entregar los ejercicios en la fecha y en los formatos previstos implicará el cese de la evaluación continua.

Todo aprendizaje debe ser ponderado y en ese sentido le corresponderá al profesor emitir una calificación, pero nos gustaría involucraros en este proceso introduciendo la autoevaluación y la coevaluación, dos sistemas de control que en función de una serie de criterios previamente establecidos y realizado con responsabilidad, os ayudarán a ser conscientes de la situación de vuestro aprendizaje y en relación al grupo del que formáis parte.