Volver

Proyectos 4

Plan de Estudios: Grado en Fundamentos de la Arquitectura
Profesor responsable: Jose María Urzelai
Año: 2020 - 2021
Tipo de asignatura: Proyectual obligatoria 4º curso
Carga lectiva: 15 ECTS
 

0_Munari-luz-def-2

 

Proyectos 4 está planteada como materia obligatoria anual de 4º curso, y una carga lectiva de 15 ECTS. Se concibe como una asignatura de profundización, a lo largo de la cual el alumno deberá efectuar el doble recorrido de ensoñación y control, de avance y retroceso, con el objeto de alcanzar el necesario equilibrio entre intuición y análisis crítico, y de obtener, a través de aproximaciones sucesivas, la concreción material de una idea utilizando un lenguaje formal coherente con la lógica interna del proyecto.

Una vez asimilados los aspectos generales que intervienen en el proyecto de arquitectura y adquirido un importante dominio del proceso metodológico a lo largo de los cursos precedentes, los nuevos objetivos pretenden que el alumno se haga con el control de una problemática progresivamente más compleja, incrementándose los niveles de exigencia que le permiten abordar la resolución del proyecto desde su realidad completa, es decir, contemplando todos los ingredientes técnicos que intervienen.

Se insistirá específicamente en la materialización conceptual de los elementos que definen la arquitectura, desde la idea hasta su ejecución, integrando todas aquellas disciplinas que concurren en el proyecto con especial énfasis en los planteamientos estructurales y constructivos. El control de estos elementos debe dar pie, no a una aplicación mecánica de soluciones, sino a una utilización crítica que permitan verificar hasta qué punto se plantean con criterios de racionalidad y son capaces de vertebrarlo, habida cuenta de la importancia que tiene la introducción de nuevas tecnologías y principios constructivos adecuados a las nuevas exigencias medioambientales. En este sentido es un curso que plantea el desarrollo completo del proyecto incluyendo el estudio explicito de todos los elementos que lo definen conceptual y físicamente, prestándose una gran atención a los sistemas y materiales empleados, entendiendo que la arquitectura es, al fin y al cabo, idea construida.

El principal objetivo didáctico del curso pasa por incorporar la definición constructiva y estructural como variables fundamentales dentro del conjunto de mecanismos empleados en la elaboración del proyecto. Se trata de entender que la materialización no es solo una necesidad de realismo en términos puramente físicos, sino que constituye el mecanismo de expresión que confronta al alumno con el marco intelectual que desencadenó su construcción; un proceso que irá acogiendo posteriormente otras disciplinas para generar una especificación de las condiciones productivas que posibiliten la obra final en una actividad de constante desarrollo y control.
 
 
OBJETIVOS

  • Proporcionar los conocimientos y los procedimientos técnicos, científicos y humanísticos necesarios para afianzar su formación en el proceso proyectual.
  • Introducir la dimensión técnica, entendida como el componente esencial que permite establecer la relación entre la construcción, la forma, el espacio y el orden del proyecto arquitectónico.
  • Desarrollar la capacidad para concebir, diseñar, y construir en el contexto del ejercicio de la arquitectura, dando respuesta a las necesidades planteadas por la sociedad y el individuo.
  • Incorporar la definición constructiva y estructural como variables fundamentales en la elaboración del proyecto, incidiendo en la relación de los elementos sustentantes con el cerramiento y las particiones interiores.
  • Introducir el desarrollo del conocimiento científico a través de los métodos de investigación, fomentando la creatividad y la innovación de las propuestas frente a problemas o condicionantes concretos.
  • Recalcar la importancia de la elección de la materialidad y los principios constructivos para conseguir una buena adecuación al medio y una completa adaptación a las nuevas exigencias medioambientales.

 

EJERCICIO 1
 

FRICCIONES COLECTIVAS

 

«La historia de la ciudad moderna a través de sus artistas y sus arquitectos es la historia de un diálogo, a menudo de sordos, entre los artistas que revelan las contradicciones de la ciudad moderna y señalan aquellos árboles que el bosque de la ciudad racional perfecta puede hacer olvidar, y los urbanistas, dispuestos a tomar la ciudad como un espacio de experimentación y conquista para moldearlo a su imagen y semejanza. Es en los puntos de contacto entre estas dos actitudes (la imaginación y la experiencia del artista y la invención y la representación del urbanista) donde emerge el complejo concepto de ciudad.»

Jean Dethier, 1994

 

La definición enciclopédica de espacio público habitualmente se corresponde con los territorios (entendidos normalmente como propios de la ciudad) en los que todos nosotros tenemos derecho a movernos y estar con libertad. Esta libertad, sin embargo, se ha puesto en cuestión durante el reciente confinamiento.

En estos últimos meses hemos vivido una ralentización hasta la parálisis del contacto directo personal y del uso de los espacios públicos. La fricción genera calor. La parálisis absoluta y la ausencia de fricción pública ha desencadenado una pérdida súbita de entropía de nuestro sistema social. La sociedad, en lo que se refiere al contacto colectivo, se ha enfriado.

Esto nos ha llevado a replantearnos no solo la manera personal en la que vivimos sino todo nuestro sistema de referencias y valores respecto al intercambio social y a las características de los espacios públicos en los existimos.

Como bien explica Angelino Mazza: «Los valores vinculados a la ciudad, los de libertad, de cohesión social, de protección y de desarrollo de los derechos individuales y de expresión y construcción de identidad colectiva, de democracia participativa y de igualdad, dependen del hecho de que el estatuto de ciudadanía sea una realidad material y no solo un reconocimiento formal. Y, además, de que la ciudad funcione realmente como espacio público, en el sentido físico (centralidad, movilidad, accesibilidad social, zonas sociales funcionalmente diversificadas y estructuralmente seguras) y en el sentido político y cultural (expresión y representación común, identidad, cohesión social, safety e integración social)».

Si a las condiciones de contacto, si a la termodinámica del sistema social, se les impone una modificación o restricción sustancial, esto nos obliga también a poner en crisis los espacios públicos de nuestras ciudades tanto como lugares de encuentro e intercambio como también en sus aspectos de representación y comunicación. Una crisis del espacio público físico puede acabar derivando en una ulterior descomposición social de alcances aun imprevisibles.

Por todo ello, este primer ejercicio quiere poner en marcha una doble aproximación al espacio público partiendo de la revisión de lo pasado hasta las posibilidades abstractas que se abren ante nosotros en el futuro. Se trata de una aproximación desde lo físico y desde lo social para imaginar y reflexionar sobre el espacio público que nos espera, aquello que puede llegar a ser y aquello que deseamos conservar.

De todas estas nuevas fricciones colectivas esperamos recuperar como deben ser ahora: el espacio de representación y de comunicación; el espacio del ocio; el espacio del intercambio material; el espacio del contacto cercano e incluso de la intimidad; el espacio del tránsito y de la presencia visual; incluso la pertinencia o alteración de aquellos que conocemos como no lugares; etc.

El material de trabajo partirá de una cierta condición de abstracción y de una revisión cultural. Los alumnos deberán recopilar una serie de referencias (pinturas, fotografías, textos literarios, fragmentos audiovisuales, y músicas) que serán puestas en común para determinar aquellas que deben servirnos como soporte del trabajo. Desde estos fragmentos culturales atemporales, seleccionados, pareados y confrontados, los alumnos deberán reconstruir imaginativamente nuevas realidades llevándolas tanto a su representación visual como a la deducción de sus implicaciones de interacción social.

Terminaremos proponiendo desde esta construcción teórica/argumentativa, la construcción de un espacio público. Si Augusto Monterroso fue capaz de generar un universo de imaginación con aquel minúsculo cuento titulado «El dinosaurio», nosotros deberemos desarrollar también un argumento en estos lugares, coherentes con los datos que suministramos. Imaginar, analizar, sintetizar y dibujar. Tanto la representación como la ideación se realizarán de manera libre.

El ejercicio, compartido por todos los niveles, no será una reflexión puramente especulativa, sino que tiene la intención de trasladarse (traducirse) a un espacio urbano existente y cercano que pueda admitir de manera apropiada las reflexiones. Re-proyectaremos un fragmento de nuestros espacios públicos compartidos, pudiendo llevar estas reflexiones en los cursos superiores hasta las consecuencias constructivo-visuales de su definición.

 

EJERCICIO 2
 

ENTRE LA INTIMIDAD Y LA COLECTIVIDAD. SIN PECADO CONCEBIDA

 

Desde hace tiempo tenemos la sensación de estar estirando de algo que sin embargo nos resulta obsoleto. Tampoco sabemos ordenar con claridad que es “lo nuevo”. De poco nos sirven los modelos de hace unos años, y no somos capaces de elaborar otras propuestas globales que los sustituyan. Expresamos rechazos a ideas que advertimos caducas y abanderamos otras que simbolizan cambios necesarios. Hemos renovado nuestras sensibilidades y pretendemos transformarlo todo, aunque de momento, sin atrevernos a ser radicales. El resultado podría ser ilusionante, pero por ahora, parece tan sólo confuso.

Queremos adaptar la ciudad a las personas, cambiar los objetivos de la producción hacia un modelo sostenible, el urbanismo hacia el respeto al territorio, la construcción hacia la eficiencia… Pretendemos ser ecológicamente resilientes aunque sin asumir muchas contradicciones. Son tiempos de reformas y tendremos que aceptar ciertos riesgos.

Sostiene Santiago Alba que “hay que ser revolucionarios a nivel económico, reformistas a nivel institucional y conservadores a nivel antropológico”. Si aplicamos este discurso a la arquitectura, tendremos que empezar por reflexionar sobre el habitar y en consecuencia, sobre el habitáculo. Y debemos pensarlo como necesidad para una ciudadanía cambiante, que ha superado la idea de considerarse sólo como una suma de individuos. Ahora intenta agruparse en nuevos colectivos de personas que participan y comparten. Ante el sistema globalizado también está el barrio y ante la intemperie de este principio de siglo, nuestro ser antropológico nos recuerda el valor de la tribu, el refugio de la pertenencia al grupo. En Valencia van surgiendo multitud de colectivos con personas comprometidas en alcances comunes y que van estableciendo una red de cuidados e intercambios. Compromisos, son tiempos de tribu.

El ejercicio parte de dos ideas trazadas desde el Taller para este curso. La primera sobre la pertinencia de plantear otros sistemas de habitación que atiendan a esta parte de la ciudadanía, distintos del producto clásico basado únicamente en la familia tradicional. La segunda idea propone escuchar a la demanda de vínculos sociales, que combate el aislacionismo, la indefensión y la segregación. La interacción entre personas genera cultura y ciudadanía. Con nuestras propuestas, intentaremos que además faciliten una red de cuidados, hasta ahora asumidos únicamente desde la familia y que puedan ser extendidos también hacia el barrio.

En este marco, proyectos 2 y 3, investigarán y propondrán soluciones para un grupo de personas en co-housing, que permita la disgregación de sus estancias (íntimas y colectivas) dentro del barrio de Nazaret. Así, el programa está cerrado y la ubicación de los usos es abierta. La propuesta no estará en la parcela ni en el edificio, sino en el barrio. El objetivo para todo el Taller es fomentar la interacción comunitaria, compartir usos y plantear soluciones versátiles para inquietudes heterogéneas. Desde PR4 hacemos el planteamiento simétrico a este programa anterior. Proponemos que la intervención se ciña a un único lugar, pero esta deberá permitir las reuniones de todos los vecinos y vecinas. Ahora el emplazamiento es determinado y el uso es abierto para el barrio. Los planteamientos deberán aceptar las distintas maneras de entender los usos de estas personas y recoger los deseos y necesidades colectivas. Una comuna.

El proyecto a realizar es una intervención condicionada por el trazado urbano en la Plaza Aras de Alpuente, en Nazaret. El programa para este lugar obliga a remodelar las construcciones existentes y sumar otras piezas de nueva planta. Vuestras propuestas deberán compatibilizar distintos usos dentro de este edificio, desde el habitacional (íntimo) hasta unas nuevas dotaciones (colectivas) abiertas al barrio. Además del alojamiento, contaremos con un salón vecinal multiusos para unas 100 personas, estancias para las distintas asociaciones y varios talleres de trabajo. Y como en este lugar ya existen varias sedes comunitarias (iglesia evangelista y centro Rafa Nadal) tendréis que integrarlas. Otras nuevas necesidades surgirán durante el estudio.

 
 

DOCUMENTACIÓN A PRESENTAR

  • Descripción urbana y evolución histórica del lugar.
  • Descripción gráfica de alzados, plantas y secciones del proyecto.
  • Descripción geométrica de plantas y secciones del proyecto.
  • Planteamiento estructural.
  • Desarrollo constructivo.
  • Imágenes de los espacios interiores y exteriores con la intencionalidad del proyecto
  • Maqueta

 

ENTREGA
 
La entrega de los proyectos se realizará en los siguientes formatos: panel vertical A1 con la síntesis de la propuesta, cuaderno A3 con todos los documentos y maqueta. Toda la información solicitada se enviará a la dirección de correo electrónico taller4@upv.es en formato.pdf con un tamaño máximo de 10Mb por proyecto. Para cada formato se realizará un archivo con los siguientes criterios de denominación:
 
Taller.curso.nºejercicio.formato.apellidos.pdf = T4.PR4.EJ1.A1.LópezMartínez.pdf